Una nueva legislación pone en jaque a Uber y a las apps de delivery

19/01/2020 | Info General |

Nueva York busca aprobar una ley que obliga a contratar a los trabajadores hasta ahora considerados independientes.

Varios estados demócratas como Nueva York, Nueva Jersey o Illinois comenzaron a desafiar a las compañías tecnológicas y preparan legislaciones contra el empleo precario. Desde Uber, Lyft y las apps de delivery aseguran que está en riesgo el negocio y se oponen a cualquier tipo de control estatal.

Después de su complicada salida a la bolsa el año pasado el 2020 podría traer malas noticias para las apps de transporte y delivery en Estados Unidos. Mientras que en España están en discusión los "falsos autónomos", en EEUU los cambios en las leyes laborales podrían permitir a cientos de miles de trabajadores organizarse, cobrar un seguro de desempleo y horas extras.

Las empresas de "economía colaborativa" resisten este tipo de legislaciones y se refieren a los trabajadores que brindan servicios como "emprendedores".

"Es un momento donde la gente comprende, especialmente en los estados progresistas, las tensiones entre grandes corporaciones, el dinero corporativo y la gente común", le dijoTerri Gerstein de la Facultad de Derecho de Harvard al Washington Post. "Los problemas de trabajo y los problemas de desigualdad económica llegaron a un punto álgido", agregó.

Los proyectos intentan definir el límite entre un trabajador independiente y uno en relación de dependencia. El proyecto de Nueva York sigue los pasos de la iniciativa californiana denominada "ABC" : se trata de tres ítems que definen la naturaleza de la relación empleado/ empleador.

La normativa evalúa si los empleados A) Están libres del control de la empresa; B) Si pueden realizar trabajos que no guarden relación con el negocio principal de la compañía y C) Si ya trabajan independientemente fuera de la empresa realizando las mismas actividades que la compañía.

Empresas como Uber o Lyft pugnan para imponer otro proyecto que crea la categoría de "trabajador dependiente". En este caso no sería empleado ni contratado, pero podría tener algunos derechos similares a los de un trabajador, dependiendo del estado.

El otro proyecto de ley es similar a las propuestas hechas por Uber y Lyft en California: crear una tercera categoría llamada "trabajador dependiente" que no sería ni empleado ni contratista, pero que, a discreción de los reguladores estatales, podría obtener algunos derechos similares.

Desde el senado de Nueva York anticiparon que la ley podría votarse antes de junio y las empresas realizan un fuerte lobby que impulsa un plebiscito para que la ley excluya a las apps. Por lo pronto aseguran que no deben cumplir con la ley.


¿El intendente Gustavo Martínez debe revisar el aumento de los impuestos?