"Creemos que podremos volver a las aulas este año", dijo Delfina Veiravé

25/05/2020 | Info General |

La cuarentena se extiende hasta el 7 de junio por disposición nacional. A nivel provincial, el gobernador Jorge Capitanich anunció que “podría extenderse hasta agosto”. Aún con un panorama complicado en la provincia y el retroceso a la fase 3,  referentes académicos confían en que este año se podría volver a las aulas.

En declaraciones a Infobae, la presidente del Consejo Universitario Nacional (CIN) y rectora de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), Delfina Veiravé, dijo que “es posible” que las clases presenciales en el nivel superior regresen incluso después que en la escuela.

Más allá de la autonomía de cada universidad, junto al Ministerio de Educación se analiza un protocolo de la vuelta a clases. “Lo que se va a ir dando es una reactivación gradual en el tiempo en función de determinados sectores o criterios. Somos optimistas y creemos que este año vamos a poder volver a las aulas en algún momento, pero va a ser muy distinto a lo que estamos habituados. Estamos barajando alternativas de reorganización de las instituciones con los recursos que tenemos”, planteó.

Respecto al panorama provincial, dijo que “la vuelta a las aulas universitarias será muy dispar por distintos factores. Fundamentalmente por la realidad de cada distrito. Las provincias sin contagios como Catamarca y Formosa y otras que no registran nuevos infectados desde hace semanas, caso La Pampa, San Luis, Chubut y Jujuy, volverían antes. En cambio, los principales focos de contagio -el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y Chaco- deberán esperar aún más”.

“Es posible que las clases presenciales en la universidad se retomen más tarde que en la escuela”, confirmó la rectora.

El regreso “dependerá de la masividad de cada carrera porque vamos a tener que trabajar con grupos muy reducidos. Hoy, por las dificultades económicas, no me parece viable pensar en abrir más cátedras. Cuando se pueda retornar, por un tiempo habrá una bimodalidad, que combine la clases presencial con la virtual”, señaló.

Respecto al protocolo “de regreso”, adelantó: “Estamos trabajando sobre los planos de los edificios para saber cuál es la capacidad permitida de acuerdo a las normas de distanciamiento. Buscamos saber con cuántos estudiantes y personal podemos trabajar en las aulas, en las oficinas y los lugares de reunión. Es claro que no van a volver todos al mismo tiempo. Por eso, la bimodalidad va a ser necesaria”.

Por otra parte, la rectora dijo que “cada institución tiene autonomía u definirá  la readecuación de los calendarios”, y agregó: “En algunos casos vamos a estar obligados a flexibilizar los calendarios porque hay asignaturas, por ejemplo en carreras de la salud o tecnología, que requieren prácticas en laboratorios o de campo que no se pueden obviar. Tendremos que adecuar curricularmente el dictado de los contenidos y, cuando se pueda, complementar con esas actividades imprescindibles. Será necesario una reingeniería del funcionamiento de las instituciones en función de las necesidades”.

Sobre el dictado de clases de manera remota, dijo “es una situación de emergencia y se priorizó garantizar el derecho a poder tener continuidad académica, a no perder el año. En la UNNE, por ejemplo, en un mes pasamos de tener 300 a 1800 aulas virtuales. Es un cambio muy fuerte y la respuesta de la docencia fue muy positiva”.

En este contexto, aseguró que la UNNE “brinda becas de conectividad, ya sea sumas económicas, entregas de módems o carga de datos para el celular” para aquellos estudiantes que se encuentren en el interior.


¿Está de acuerdo con un impuesto a las grandes fortunas para financiar el gasto que demande la atención por la pandemia?